miércoles, 9 de agosto de 2017

48

Agosto 48

Ahora sí, la muerte se dispersa por las calles,
qué sucede, qué mal se extiende por los pueblos,
por las selvas, por las grandes ciudades
donde el hambre se aposenta en las casas.
Dime tú, cómo alcanzamos esos límites
en que todo es naufragio. Cómo desde la paz
y la concordia podríamos desguazarnos
los unos a los otros. Dime cómo
la sangre en el asfalto, las cadenas
en las lenguas, cómo
cómo es posible.

.
Publicar un comentario