lunes, 7 de agosto de 2017

34

Agosto 34

De tus dedos transparentes
y afilados y de tu lengua venenosa
que anegas tus poemas de colmillos
me quedan
palabras oscuras como mitos
de frondosos epitafios,
bellezas como cielos arco iris
indefinibles y una dulce acidez
que se clavada
en el nombre de los hombres
que sentían
tus versos para ellos.


.
Publicar un comentario