jueves, 3 de agosto de 2017

18

Agosto 18

Otra noche con mis dedos enmudecidos.
No tengo nada que decirte,
ni este sueño del sur con sus sosiegos,
ni este canto al silencio de mi bosque,
ni mis ganas por llegarte en carne viva.
Nada que decirte, amor mío,
de mis dedos amputados
de palabras
y no obstante
ya me ves
un ripio
y
otro
ripio
y otro ripio
se me escapan
y me persiguen.


.
Publicar un comentario