jueves, 3 de agosto de 2017

11

Agosto 11

Tienen las palabras un sonido, un tono
que define su esencia, un olor particular,
rosa y me arrastra sin error
a aquel domingo melancólico de mayo; 
pálpito, inquietud, labios desecados y una esquina
me llega a la memoria
con un sabor de boca apasionada
y si nombro, por ejemplo,
arcosolio, un luto universal
se me clava en los ventrículos.


.
Publicar un comentario