domingo, 23 de julio de 2017

72

Disteclias 72

De la tarde de domingo que dormita
entre el aire fresco de Poniente
y el dócil balanceo
de ese gorrión en el naranjo;
de esta tarde de domingo que sestea
sumisa entre las horas del jazmín,
extracta
el aroma a salitres de la mar
con su indolencia,
el  rugido cadencioso de las olas
en la orilla,
este irse desmembrando
la apatía de mis huesos
poco a poco
o la venida del crepúsculo
a mi paisaje.


.
Publicar un comentario