jueves, 20 de julio de 2017

60

Disteclias 60

El puerto rebosante de gentes
se  hace a la noche cristalina
de los mares. Hay adioses adoloridos,
sirenas que repican la proa a la bocana
a un rumbo sin retorno. El buque
se adentra en los misterios
de las personas que aman y que saben,
que perfectamente saben,
que el futuro no contempla
su regreso,


por ahora.

.
Publicar un comentario