domingo, 2 de julio de 2017

6

Disteclias 6

Los dioses de la furia
descansan en esta noche 
dulce y plácida.

No se observan signos de rencor
en la arboleda y el viento que agita
levemente los cipreses
parece que dormita entre vahídos.

El silbo que no existe del Levante
se acota tras los pinos 
y el olor
que viene desde el mar y sus salitres
se expande con su ebria melodía
por la algaba. 

La luna está creciendo
y bullen estrellas cristalinas en las alturas;
son hermosos estos paisajes siderales.

Acaso implosione  una galaxia 
y se extinga
o puede que estallen nebulosas
en mis sueños con tu aroma
rondándome los labios. Si fuese
que me llegas y no te oigo
alértame a la vida 
con tus besos.



.
Publicar un comentario