sábado, 29 de julio de 2017

106

Disteclias 106

A veces se me apaciguan los pulsos,
se me contienen las ganas,
se me paraliza la voz
y quedo
al albur de los relojes,
al capricho de las fieras
que juegan con la vida de los otros
y otras veces
me rebelo contra el hambre,
contra el mal de la justicia
y contra el dolor del ánimo
y casi siempre
regreso a mis parajes solitarios,
abandono el combate,
me introvierto
para seguir...

sencillamente
para 
seguir
sobreviviéndome.


.
Publicar un comentario