martes, 20 de junio de 2017

LXVII

Liberrimidad

Te libero de todas tus promesas,
de los cantos pergeñados con la luna
abierta a nuestros párpados
y de las noches estelíferas abrazados
a la intemperie te libero.
Te libero de aquella profecía
con la suma de amor, de siempre,
de sin fin y eternidad
enredados sin sentido, te libero
y te libero de las vallas y las fronteras,
de todas las vaguadas que aíslan, de las cimas
que separan, de esos abismos indescifrables
que te anulan, te libero de mí,
no te preocupes,
acaso otro día
sea a mí
a quien

libere.

.
Publicar un comentario