lunes, 19 de junio de 2017

LXV

Generatriz

Te adentras en mis sueños
como una diosa de seda
que ansiara mis labios,
como la dueña del orbe
que siempre he querido
tener en mis casa.

Te adentras en mí
tan indecorosamente,
tan lasciva y tan lúcida,
que me haces
un daño sublime
cuando te acercas
a mis besos
y como la brisa
que nace
en la inmensidad del mundo
hasta verterse en catástrofe
tú me rebrotas
a
esta
vida
tan viva
porque es 
tu vida en la mía
para después
hacerte de bruma
cuando 
nos 
sucede 
el 
alba.

.
Publicar un comentario