jueves, 15 de junio de 2017

LII

Digitoerratas

He cambiado de sonido a las palabras
para así buscar nuevas estridencias.
Fulge azul la noche en la ciudad
con hileras de dorados por sus calles
luminosas. Luminosas son 
las  estrellas de estos cielos cristalinos 
y un himno a los enigmas de los sabios
y a los misterios indescifrables.
Oh mi amor, a estas horas, el jazmín dispersa
su aroma de ebriedades juveniles
 de después de los crepúsculos
y se expande el olor de las salinas
por todos los rincones de mi casa.
Es hermoso saberte al otro lado
de mi mapa sin caminos, 
es hermoso y me dueles tan distante. 
Es hermoso y me dueles, 
ya lo sabes, dolorosamente hermoso,
y tú hermosa-mente y dolorosa
sobrevives feliz,
así es la vida.

.
Publicar un comentario