domingo, 9 de abril de 2017

37

Perorata VII

Se expande el odio por los mapas,
el rictus de la muerte se aposenta
en las regiones y los líderes
profetizan otra era de coágulos
por el mundo. 
Las plegarias no nos sirven
y los templos estallan con los gritos
y el espanto a voces muertas.
Yacen en las calles
los sueños de los niños entre escombros
y las madres lloran por la ausencia
de lo fértil de sus vientres. Los ecos
por el aire de las bombas
se hacen cotidianos y los líderes
reafirman su poder cuanto más matan.
Yo que me refugio en la fe de mis jardines
y que abjuro de las grandes catedrales
en que los himnos se desoyen en los ritos,
yo que detesto la oración en los mercados
y que adolezco del poder de las palabras,
os exilio de mis rezos
crueles matarifes,
jiferos que amputáis
la vida
basándoos en el odio
que
expandís adrede
por
los
mapas.

.
Publicar un comentario