miércoles, 5 de abril de 2017

21

Madre

¡Madre, tengo miedo
de esta noche tibia, de esta oscuridad
que crece en el bosque, de los leves crujidos
que vocean en las ramas, del viento
que nos nace desde el Este. Madre,
tengo miedo de los efímeros instantes
que vamos recorriendo,
de la brevedad de la ruta,
del concepto de la nada, 
de la definición de para siempre!

¡Madre acógeme en tus brazos
como cuando era niño!

.
Publicar un comentario