viernes, 10 de marzo de 2017

y

Supuesto

Un día te ves en el espejo,
generalmente con las luces
primeras de las horas o a las diez
y pico de la mañana y ves
que ya no eres tú el que se mira
en ese espejo, por regla general
al alba o a las diez y pico
de la mañana. Ese tipo extraño
al que miras te dice: "No soy tú
o en todo caso no soy el que fuiste,
soy un intruso que te observa
detenidamente" en tanto
se ríe de tu asombro
y ya, abierta la tarde a las miradas
de los curiosos que admiran
los ritos del ocaso,
te apercibes
que el alba y el crepúsculo
son lo mismo
que el rostro del cristal
y su reflejo.

.

Publicar un comentario