viernes, 10 de marzo de 2017

x

Precisión

Vivo la vida de otra forma
distinta a la vivida, antes era el vagabundo
que deambula por las ciudades prohibidas
y en sus noches turbias buscaba
los resquicios del gozo en la ginebra
o en la calidez de los cuerpos 
de ángeles caídos. Ahora sobrevivo
frente al mar, huyendo del naufragio
que me queda, mirando a las honduras
de mi abismo, a la ola que se destruye
y se rehace en el rompiente. Ahora
soy árbol y soy raíz y ancla y cimiento
que sólo puede ver
desde la tierra
a esos pájaros que juegan 
en el aire
a ser libres.

.
Publicar un comentario