martes, 7 de marzo de 2017

t

Reconoci_miento

He odiado siempre
las rimas consonantes,
las sílabas exactas
que tienen los sonetos
y las palabras impostadas
para que todo me cuadre.
He odiado algunos recursos 
que usan los poetas
para cumplir
la prueba del nueve,
los trucos enrevesados
para ser más perfectos
y sin embargo
he caído en la trampa
que tienden las libélulas
para que me asombren sus giros,
los pétalos que lesos
dormitan en los rincones,
el mar de las alondras
que anidan en mi casa
y esas luciérnagas que el cielo
desagua en mis noches.
No hay nada peor
que esto en que he caído,
te lo juro.

.
Publicar un comentario