lunes, 6 de marzo de 2017

p

Decisión

En esta noche recién viva
del siete de marzo de este año en curso
los cielos son cristal,
cristal y estelíferos,
y la ciudad que vive tras las lomas
cargadas de lagunas y de viñedos,
dormita entre bostezos y faroles
como aislada del mundo.
Existe entre ella y mi hábitat
pinos y humedales
y señales de tráfico y luces de neones
anaranjados. En esta noche recién
viva, te lo juro,
no pienso decirte
que te quiero,
que te conste.

.

Publicar un comentario