jueves, 2 de marzo de 2017

c

c

De este cielo-espacio oscuro y de cristal,
impoluto y hermoso, nacerán, quizás mañana,
tormentas en mi paisaje y un frío de Poniente
que nos lamerá los huesos y tú
viviendo las distancias y también
las soledades que rodea a tus jardines,
latirás alegre en los charcos
y se oirá tu risa en otros rostros
que reirán contigo. De este cielo-espacio
ahíto de luciérnagas, de finas transparencias
al alcance de las manos y de enigmas
que me asombran hasta la lágrima,
de este cielo, amor mío, 
nos nacerán tormentas,
tormentas siderales
en los sentidos
o
eso
dicen.

.

Publicar un comentario