jueves, 2 de marzo de 2017

a

a

Juegas con las palabras, azotea
para vislumbrar las salinas desde la adolescencia,
alambrada que sortear
para seguir recorriendo la aventura de los años
inocentes que vivimos y viento del Este
que nos llenaban la ropa de globos
y de pequeña ingravidez 
para parecernos a los pájaros.
Sí, juegas con las palabras y te llamas poeta
y yo —te lo juro
no sé 
qué 
es 
éso.

.
Publicar un comentario