domingo, 12 de marzo de 2017

8

Dos caras

Cómo juegas, oh sol, con tus acólitos,
fueron las horas del alba calurosas
y fuego fueron sus caricias al mediodía
y ya inclinando tu giro hacia el ocaso
te hiciste aliado de los vientos
y nos helaste la noche.

.
Publicar un comentario