viernes, 31 de marzo de 2017

74

Digo

Que esta luz de oro y marzo,
intensamente hermosa
sobre el florecido almendro,
que esta claridad del mediodía
que esperanza los ánimos
y despenaliza las penas,
que esta belleza de la mar
con sus azules y sus verdes
con sus glóbulos de sales
por el aire sin máculas
como gaviotas pequeñas
que sobrevivieran a los dramas,
que esta tarde, amor
y que esta noche
y que todas las tardes y todas,
absolutamente todas, tus noches
percibas este lugar
en que te aguardo.

.


Publicar un comentario