sábado, 11 de marzo de 2017

6

Acontecimiento

Está loco el mundo ahí afuera
el viento reaparece con un frío en sus entrañas
extrañamente árido. Las sombras de mi noche
danzan dementes entre los pinos
y tú te haces presente a cada instante.
Está el paisaje umbroso como un sótano
expuesto a la espesura de sus muros
y el aire se bebe la humedad de los rincones.
Pero aquí, junto al olivo, aquí junto al almendro,
aquí junto a los pájaros
que silencian sus temores en los espinos
frondosos de estas buganvillas malva y rosa,
aquí la luna es inmensa como el mar,
inmensa como el dios de los sin límites,
hermosa como el iris de tu alma,
dulce como el dulce de tus labios,
amor mío.

.
Publicar un comentario