miércoles, 22 de marzo de 2017

39

Lluvia

Retoma la lluvia estas parameras
y el bosque se viste de verdores y de grisuras;
la tierra se decora con espejos alunáticos
y exhala un aroma antiguo a humedales.
Se extravían los ruidos en los arbustos
y los pájaros acallan sus trinos en los nidos
arrullados por el leve crepitar de las gotas
en las ramas. La mar deglute las aguas
de los cielos y solo las cálidas farolas
iluminan la umbrosa soledad de esta noche,
no hace un frío que se cuele hasta los huesos
ni un viento que te agreda gravemente
las flores recién vivas del naranjo,
tan sólo, amor, es tu ausencia
el único dolor que no se apaga.

.
Publicar un comentario