martes, 21 de marzo de 2017

36

Dislexia onírica

Es la hora cruel de los insomnios
o digamos 
que es la hora cruel en que los sueños
se empecinan en hacerse realidad
sin anestesia y entonces, despierto
y consciente, me acerco despacioso
al rompiente y un albatros,
sustentado en el celeste brilloso de una nube
me incita al vuelo con ternura
y otras veces
me adentro en el extraño laberinto
de mi vida y la recorro de nuevo sin memoria
y me pierdo aquel día de diciembre
en que me hallaron de repente a medianoche,
mas ahora, en este instante de extrañezas,
en mi asomnia 
deletreo tu nombre con mis manos
y palpo tus letras dulcemente y pronuncio
el acento de tu lengua con lascivia.
Es mi hora cruel de los insomnios, amor mío,
y espero que desees adentrarte
nuevamente en mis sueños
cuando lleguen.

.


Publicar un comentario