martes, 21 de marzo de 2017

35

Vi

Vi los mares alertarse ante las calmas
y agitarse convulsos por salvarse
de esa abulia, por ser mares otra vez
y vi las tormentas
en las noches plácidas de un invierno
ahíto de grises y de heladuras
y en las acres ciudades de los humos
vi a hombres cansados hasta la médula
de ir bordeando el precipicio
y en las suaves primaveras de mi patria
vi brotar malicias en los púlpitos
y cantos sincopados a las barbaries
de otros pueblos y al final, aquí mismo,
vi a los sabios, exhalando exabruptos
en las teles, recubiertos de oros y de metáforas
y a las gentes las vi
paseando con sus himnos a las tristezas
disfrutando del murmullo de las olas
y el suave hedor de la utopía
lo vi diluirse en las gargantas
de los próceres
sin que nadie pareciera sonrojarse.

.

Publicar un comentario