miércoles, 15 de marzo de 2017

17

Realidad

No tengo wisky al que aferrarme
para justificar mis ripios, de tenerlo
podría decir: Esta náusea insoportable
se me anuda a la garganta si te veo
ciudad de las maldades o los humos
infectos que se adentran en mis venas
son el hálito venenoso de tus labios
si me besas. No tengo en este torrente
rojizo que me baña el aliento del alcohol
que justifique la maldición de mis letras
y entonces solo puedo divagar
entre el brumoso halo de la luna
de mi noche o el viento que se enreda
silbando por mis pinos, no hay otra.

.

Publicar un comentario