lunes, 6 de febrero de 2017

XXXIV

XXXIV

Faro. Lucerna que vigila la rocalla.
Aviso del peligro del naufragio
de mis labios en tus labios. Destello
que la tierra envía a la distancia
si la noche se espesa en sí misma
y los buques que se atrevan a las costas
propenden a ser pecio de los riscos.
Faro que le canta al serviola
los peligros del amor por los rompientes
y en silencio sus latidos hacen mapas
al que asirse si estallan las tormentas.

.


Publicar un comentario