lunes, 6 de febrero de 2017

XXXIII

XXXIII

Te habitan las distancias y los fríos
decoran tus paisajes a propio intento.
Los álamos 
que crecen en la ribera
de tus ríos me llegan 
como un canto a la tristeza, 
de pura desnudez
sus heladuras alcanzan la textura
de una llaga 
y la tierra acosada por la nieve
tirita su blancura entre febriles
deseos de que escapes
desde allí
hasta
mi
casa.

.
Publicar un comentario