domingo, 5 de febrero de 2017

XXVIII

XXVIII

Los recuerdos se anudan
a esta hora del crepúsculo
cuando miro el tremor de las flores
ante los fríos y las sombras 
y el aroma a jazmines
de este invierno. 

Resuenan en el bosque los silencios que la lluvia
ha dejado, los charcos hacen lunas anaranjadas
y el cielo es un canto a las negruras.

Vuelve esta inmensa soledad de los que viven
afuera de las urbes, apartados de las luces
de artificios que acumulan las ciudades
y en este espacio en que reinan los gorriones
y los gatos deambulan al acecho del amor
hay infundios del rumor de la hojarasca
con tu nombre y locuras inolvidables
de mis labios en tus labios.

.
Publicar un comentario