domingo, 5 de febrero de 2017

XXIX

XXIX

Cae la noche sobre el mar y los veleros
que dormitan en sus dársenas 
danzan al albur de las mareas dulcemente. Cae
la noche y la algaba se abre a las negruras
de un ocaso sin neones. Cae la noche
sobre la quietud de los pinos, sobre
la docilidad del almendro, cae
la
noche
sobre
mi
memoria alerta
y toda tú
me llegas en presente.

.
Publicar un comentario