sábado, 4 de febrero de 2017

XXII

XXII

He bebido apenas nada
y ya la lluvia me importa poco.
Triste mar inadvertida
que batalla crónica
sin que nadie te observe.
Esa gesta pervive sin público
y la luz mortecina de la alameda
es una nana a la penuria.
Dónde estás 
que
no
me
llamas.

.
Publicar un comentario