jueves, 9 de febrero de 2017

XLVIII

XLVIII

El pulso brotando en la garganta
en aquella primavera
de azahar y buganvillas
en el paseo marítimo
renace como entonces
pese a este invierno
de fríos interminables
y sus soles dorados. El pulso
violento me regresa nuevamente
cuando al fin se aproximan 
tus besos y mis besos.

.

Publicar un comentario