martes, 7 de febrero de 2017

XL

XL

Cuando viene la noche llegas a mí 
nítida y carne como una certeza,
como la verdad que sueño
en mis largas vigilias.

Cuando me alcanza la noche
de este invierno de días dorados, 
de horas pacíficas,
llegas a mi
como un escándalo
de latidos en las venas, como en un asedio
en que siempre me rindo.

Cuando me llegas en la noche
siempre me alcanzas
desprovisto e insomne
y en mis madrugadas de hojas en blanco
elaboro
hermosísimos versos
que al alba
olvido.

.
Publicar un comentario