viernes, 17 de febrero de 2017

LXXXVIII

LXXXVIII

Aquí estoy, nuevamente estoy
recontando noches, esperando a las estrellas
ocultas tras las nubes, observando el fuego
íntimo del alma y esta soledad del bosque
silencioso como un eco moribundo. Aquí 
estoy, mirando las bombillas de esta lámpara
que tirita, recitando poemas no nacidos
que se pierden en el aire. Aquí estoy
resignado al designio de los dioses impasibles,
absorto en borrar tus besos de mis labios,
deseando de que vuelvan uno a uno
o todos en tumulto. Ya me ves
o me imaginas, aquí, sorteando las sombras
de mi bosque, protegiendo a mis perros
de los fríos nocturnales, aguardando
que las horas me exilie del insomnio.

.
Publicar un comentario