sábado, 11 de febrero de 2017

LX

LX

Elijo palabras inverosímiles, 
súcubos que anidan en mis sueños
con tu nombre en la boca
y con tus besos irresistibles entre los labios;
libidinosos vestiglos 
servidores de doncellas virginales
que para darme celos
te adulan
con hermosísimos poemas amorosos.
Elijo palabras masacradas de por vida:
Lucérnulas que alumbran tristemente
el crepúsculo sombrío de mis campos
y girándulas que despiertan sus colores
en las noches insomnes de tu ausencia,
amor mío.
¡Ves qué raro me comporto si te siento!

.

Publicar un comentario