lunes, 13 de febrero de 2017

LXVIII

LXVIII

Oscuros arcoíris jugaban
en las aguas estancadas de aquel puerto.
Buques de otros mundos
sesteaban abarloados en la paz
de aquellas dársenas. Se oían
cien idiomas entre chirridos
de poleas y cabrestantes.
Se abre la mar ante nosotros,
la aventura nos aguarda en un punto
indefinido de los mapas,
los meteorólogos nos predicen tormentas.
Atrás dormita la ciudad indiferente.

.

.
Publicar un comentario