jueves, 2 de febrero de 2017

IX

IX

El asfalto se alarga desde el pueblo
hasta la mar con sus grises arterias
brillando de neón de tramo en tramo.
Después, cuando siente el aroma
salino de las aguas, se muta en polvo
y en arena y en olores a jazmines y en color
de buganvillas y el amor, no pocas veces,
crece entre los pinos y los arbustos.

.
Publicar un comentario