lunes, 27 de febrero de 2017

CXXXVI

CXXXVI

La casa sobrevive a los cincuenta,
huele a pan nuevo, a café antiguo recién hecho,
a garbanzos en remojo y a jabón
con burbujas en la bañera. La casa
subsiste como entonces a los años,
al polvo que deja el Levante en sus resquicios,
a los gritos de los hijos de los hombres
que ahora van vencidos por la vida.

.

Publicar un comentario