jueves, 23 de febrero de 2017

CXX

CXX

Te creo, amor, el pan para mi hambre,
selva que reniega de las urbes
y urbe que se hace a tus prodigios;
latido alocado que vibra dulcemente
sobre los esclavos corazones
de los hombres que te admiran.
Te creo, amor, estatua ardorosa
nacida para amar sin condiciones,
para darte sin premisas. Te creo,
amor, te creo
posible,
existente,
alcanzable,
sueño que se palpa con las manos
que logran amasar tu silueta
en todos sus puntos cardinales.
Te creo, amor, creo en mi diosa
verdaderamente diosa.

.
Publicar un comentario