miércoles, 22 de febrero de 2017

CXV

CXV

Otra vez aquí, amor,
la tremenda noche, los silencios opacos
que rebrotan en mi algaba, los ecos nocturnos
de la mar en las rocas y las densas horas
tras suceder el ocaso. Otra vez, aquí,
amor, la lluvia suave que riega las rutas
desde el bosque a la playa, 
el callado discurso que crepita en la hierba
como si ahí la vida siguiera encendida
y las luces tristes de la ciudad reumática
que dormita a lo lejos. 
Otra vez, amor, aquí me sucede
que de mis dedos torpes
no me nacen palabras
que definan los síntomas
que me generan tu ausencia.

.
Publicar un comentario