lunes, 2 de enero de 2017

5

Ocaso

El tacto de la tarde es suave e invisible
brota la gelidez del ocaso cuando los pájaros callan
gritan los  demás habitantes de la algaba:
El viento entre las ramas con sus silbos,
el crujir de la seroja en la maleza,
el perenne crepitar de los reptiles por el humus,
mis pasos que persiguen a tus pasos
por los sueños.

.
Publicar un comentario