domingo, 8 de enero de 2017

22

Esquizo 16

Tras los cristales dorados de la tarde
cede la luz su brillo a los carmines.
Cenefas de lilas se decantan
por abarcar las horas
como los labios morados
de algunos dioses exhaustos.
Asoma la noche su tentáculo oscuro
para acantonarse en la umbría.
Quién tras el ocaso
vigilará hasta el alba
el pulso de los vivos.

.
Publicar un comentario