viernes, 30 de diciembre de 2016

XXXIV

Divagación

De los infinitos cielos 
llueven estrellas hasta esta calma
que habita en mi bosque
y es tan vítreo el aire que corre
entre los arbustos
que se hace líquido
y la plata lunática
se esparce en gotas
que parecen perlas,
perlas de noche,
entre la maleza.

.

Publicar un comentario