domingo, 25 de diciembre de 2016

XXIII

Fárrago

También mañana, amor, también mañana
te resucitaré a mi paisaje para que vivas conmigo
la tempestad del Levante en mis mareas y la calidez
de mi Sol en este otoño. También mañana, amor,
también mañana, te haré presente en la fiesta
que habitará en mi bosque tras el alba y a la furia
que latirá feroz en el rompiente
te traeré
para que desde la bruma que eres
te vuelvas aire,
aire para respirarte,
para íntimamente respirarte
con todas tus facetas,
con tu geografía toda

y mañana, amor, también mañana
me reviviré en ti
como una necesidad,
como la opción única
de sobrevivirme.

.
Publicar un comentario