lunes, 19 de diciembre de 2016

X

Disgresión 2

Es la hora exacta de las sombras.
El mundo que me sucede afuera
como un enigma de estrellas y de cristales,
se me volvió helado en el crepúsculo.
El alma de mi bosque permanece
aterida bajo un cielo
al alcance de la mano. Se ancla
en mis ojos la memoria de tus ojos
y hay un corazón que tiembla 
en esta noche, ángel de vigilia,
cuando la gelidez que el mar
exhala en mi rostro le evoca
la viva salina de tus labios.

.




Publicar un comentario