miércoles, 14 de diciembre de 2016

r

Punto de fe

¿Dejarán el horror de las bombas
dentro de sus mentes [atrás, en el pasado]? 
¿Y en sus ojos
los espéculos
en que se espesa el odio cada  día
se quedarán en el pretérito?

Por más que nunca la memoria
disipará el terrible olor de las matanzas
en las calles de Alepo
y siquiera un pétalo de fe
recuperará a los niños
a un mundo más pacífico,
ellos, para siempre,
vivirán este infierno
como una realidad en carne viva
o quizás, por un milagro,
reluzca la esperanza en su futuro.

.
Publicar un comentario