lunes, 12 de diciembre de 2016

q

Hora exacta

Este tránsito íntimo
desde la luz al ocaso,
desde la fuente al silencio,
desde el trino a las sombras,
sucede ahora
como sucede ahora
la paz en mis jardines,
la calma en mi bosque,
el sobresalto cansado de la mar
en los rompientes
y en tanto
se me embargan las horas
con una Luna inmensa
y con el jazmín lamiendo
sus últimas heridas,
su aroma desleído
se expande tras la tapia
y quedan, apenas quedan,
el pobre gris del otoño
y un escalofrío si te pienso
y desde esta atalaya a la intemperie
queda,
 apenas queda,
la tarde que me huye.

.
Publicar un comentario