domingo, 11 de diciembre de 2016

ñ

Anochece

Me adentro de repente en la noche
que respira un súbito deceso;
sorteo lo caduco que las luces
van dejando en la orilla
de esta mar que se oscurece
entre el oro apagado de la arena
y el cian de los restos de las nubes;
las sombras ateridas que abandonan
el rumor a sal de este paraíso
se pierden en sus mundos de neones;
me quedo hasta el fin del ritual:
Se incinera el horizonte
entre sangrazas.

.

Publicar un comentario