lunes, 19 de diciembre de 2016

IX

Disgresión 1

Cuando vuelvas 
a este refugio en que los solos
aguardan el transcurso de los días
entre la calma de los bosques
y el furioso discurrir de las mareas.
Cuando vuelvas,
si es así el deseo de los dioses,
a este lugar en que los pájaros
sestean entre el viento y los jazmines
y el otoño inunda de contrastes
la mar y las miradas, 
el sol, las buganvillas,
el alma de las nubes, las montañas
que alzan su figura en el Este.
Cuando vuelvas aquí,
si acaso vuelves,
aquí 
me hallarás
con tus besos
latiéndome en los labios
en carne viva.

.

Publicar un comentario