viernes, 16 de diciembre de 2016

III

Mes

Diciembre se me adentra hasta la médula
ahora que alardea de colores, de grises
y de recuerdos, de tiempos que se evaden. 
Se pintan sus días con los sepias 
que habitan en los viejos calendarios
como ejemplos de fríos y de nostalgias.
Diciembre avanza  despacioso
ahíto de charcos y de ventiscas,
de umbrías en las miradas del gentío,
de pobrezas en las esquinas del tesoro.
Diciembre te tirita carne adentro
con las fiestas hiriéndote las venas,
con la espalda cubierta de seroja
y los labios desiertos de tus besos.
Diciembre es un himno a la tristeza,
el canto de una lluvia para solos,
la antigua ruta del regreso...



a sí mismo.

.
Publicar un comentario